Seleccionar página

En una casa simple no hay muchas cosas, solo aquellas que se consideran necesarias, importantes y hacen sentir bien.

Esto ha sido un proceso interesante y lleno de retos que animan día a día. Despertar a la consciencia porque todo lo que hay en casa debe aportar valor.

En casa hay productos de higiene, cocina, despensa y salud; aparentemente son de utilidad, pero basta fijar la mirada en los ingredientes utilizados en su elaboración.

!Oh sorpresa!

Parabemos y todos sus derivados, presente en un 90% de productos utilizados en el baño, sobre todo en los de belleza. Ampliamente asociado al cáncer, tumores y alteraciones hormonales.

Fragance o parfum, prácticamente incluido en la mayor parte de los productos como perfumes, colonias, detergente, jabones, cremas, un largo etcétera. Bajo esta etiqueta se encuentran elementos sintéticos tóxicos que las empresas no revelan. Causante de alergias, asma, intensos dolores de cabeza, cáncer y afecta el sistema reproductivo.

El silicato de magnesio, que no es otra cosa que los polvos de talco, relacionado directamente con el cáncer de ovario.

Estos y otros componentes altamente tóxicos para la vida humana, la vida del planeta. Una bomba en cada uno.

Una casa simple y bonita convertida en un campo minado.

Se ingieren, se huelen, se aplican en el cuerpo y en los bebés. Aproximadamente 26 segundos son necesarios para que algo (natural o no natural) aplicado en la piel, pase al organismo por medio de la sangre. 

Tóxicos para el bebé, un/a bebé que apenas se va adecuando al mundo, bombardeado/a desde su nacimiento por innumerables productos en cuyo marketin se venden como «adecuados» sin embargo en su elaboración se han utilizado sustancias peligrosas, que atacan su organismo debilitando sus defensas naturales.

Tu casa simple debe albergar solo aquello que te haga gozar de un auténtico bienestar físico y mental, emocional y espiritual.

Con esta información estás invitado a despertar; esta es la propuesta:

Revisar detenidamente lo que tienes en casa y lo que entra en las compras, ingredientes y si han sido elaborados de manera responsable.
Sustituir los productos que contienen tóxicos por productos amigables con el planeta.
Ingerir, aplicar y utilizar solo lo necesario para tu cuerpo y la casa.

Son los tóxicos los que van haciendo de tu cuerpo, de tu casa, del planeta una bomba de tiempo. En tus manos sigue estando la posibilidad de reducir enfermedades.

Si gustas seguir indagando sobre este y otros temas relacionados, no dudes en contactarnos o aquí te dejamos algunas referencias:
www.ewg.org/
www.greenfacts.org

Gracias por llegar a leer el post, ve a la acción, comenta y comparte.