Seleccionar página

Cuando sabes la verdad sobre lo que esconde un producto, dejar de usarlo es la respuesta más congruente y respetuosa que le puedes ofrecer a tu vida.

Una receta que se complementa con nuestros aceites esenciales 100% puros de Young Living puedes no tenerlos y hacer la mezcla de igual forma, pero para facilitar una vida sin residuos y libre de tóxicos, son elementos adicionales que aportan calidad de vida y autenticidad en nuestras recetas. Si aún no los conoces puedes empezar sólo con la base de la receta.

Ingredientes :

  • Gel de sábila, aloe vera (depende de la cantidad que quieras hacer, ten en cuenta que se oxida rápido y dura máximo 10 días).
  • 2ml de jabón dr. Bronner.
  • 2 gotas de aceite esencial de incienso.
  • 2 gotas de aceite esencial de menta.
  • 1 cucharada de aceite vegetal (alternativa si no tienes los aceites esenciales)

Procedimiento:

Pedir permiso a la planta de Sábila (aloe vera) para cortar sus hojas, cortar y agradecer.

Colocar en agua por un día, así soltara una substancia amarillenta que no necesitamos.

Después de esperar el proceso, coloca las hojas de sábila en una tabla para quitar las orillas, con un cuchillo retira ambos lados punteados y quita la piel de arriba.

Con una cuchara raspa la hoja para extraer el gel de aloe vera.

Vertir en un recipiente de vidrio que tenga tapa, así lo mantienes en el refrigerador por más tiempo.

Agregar el resto de los ingredientes y listo, puedes ser feliz y agradecido!

¡Ojos atentos!

Necesitas ir calculando la cantidad para que puedas aprovechar al máximo tu extracción de Sábila, congela el resto en un molde de cubos para hielo. Te recomiendo utilizar para después de un rasurado de piernas o para la piel irritada después de un día soleado. Evita generar desperdicio pues la planta te ha dado la oportunidad  de usarla y es nuestra forma de agradecer.

Procura que la planta sea tuya, recuerda que alimentar y atender a la naturaleza que nos regala tantos beneficios es responsabilidad de todos.

¡Te espero en los comentarios, puedes sugerir otra receta!

Un abrazo, con el corazón en la tierra y a caminar.