Seleccionar página

¡Hola!

Hace tiempo llevo planeando hablar sobre los pañales de tela, mejor conocidos como pañales ecológicos. Su función va más allá de ahorrar dinero, pues sus beneficios son auténticos en la misión de aportar calidad de vida a nuestros bebés.

Si estás interesado en ¡poner, quitar y tirar! Definitivamente no es lo tuyo, pues el ritmo de vida cambia cuando integras los pañales de tela a tu vida, hablamos de un vivir de responsabilidad y respeto, se ser más concientes de lo que usamos y reutilizamos.
La canción va mas o menos así ¡ quitar, doblar y lavar, ajusta aquí ajusta acá, seca y vuelve a comenzar!

Creo que la vida me ha cambiado al saber que mi bebé aporta vida con su llegada al mundo, nace en mi una visión distinta, pues usar pañales ecológicos abre tu mente a la responsabilidad con el mundo; menos residuos, ahorro económico, salud, bienestar y comodidad.

En mi experiencia la piel de mi bebé brilla de una forma natural, la tela es 100% bambú y no se irrita con químicos que la hagan reaccionar de forma agresiva ya que también utilizo para hidratar un aceite de coco con una mezcla de aceites esenciales 100% puros que protegen para prevenir rozaduras.

Los pañales ecológicos son en su forma similares a los pañales desechables, la diferencia radica en los materiales que lo conforman. Existen distintas opciones en el mercado. Su precio varía según la marca y la cantidad, ¿cuántas piezas necesitas para un bebé? puedes sobrevivir perfectamente con 15 pañales, la forma de hacerlos rendir depende de ti, el ritmo de uso y cambio depende de la naturaleza de tu bebé.

Nunca es tarde para dejar solo por las noches el pañal desechable, la piel de tu bebé se adaptará con mayor seguridad a la tela que contiene 0% fragancia; por eso el tema del lavado nos pone tensos, pero nada que no podamos solucionar: buscar un jabón puro de Castilla sin fragancia, neutro, usar poco, tallar con delicadeza y enjuagar bien, bien, bien esa es la clave para recibir una sonrisa sincera.

Por más que busques referencias sobre el tema, la mejor respuesta es la de vivir la experiencia. Deseo de corazón que te animes ahora o en un futuro a vivir una maternidad y paternidad, práctica y responsable con la Mamita Tierra.

Ve a la acción, comenta lo que piensas y lo que eres capaz de hacer…

Un abrazo, con el corazón en la tierra y a caminar.